1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Valorado con 2 voto/s de 5,00 estrellas ( 5 valoración máxima)
Cargando…

Tras el injerto capilar, ¿cuándo te puedes lavar la cabeza?

«Al comentar cuándo se pueden lavar la cabeza después de un injerto capilar, algunos de mis pacientes se sorprenden bastante. No esperan que sea tan rápido.» Así lo comenta la doctora Larrarte, médico especialista en cirugía estética y experta en implantología capilar, que codirige el máster sobre el tema que se imparte en la Universidad de Alcalá de Henares, y que es todo un referente en la materia.

Para solucionar esta duda y otras, vamos a explicar aquí cómo se resuelve el problema de la higiene del cabello después del trasplante capilar.

El trasplante capilar es una técnica laboriosa que requiere pericia

El cabello que se retira de la zona donante del cuero cabelludo es tratado para proceder posteriormente a su injerto en la zona más despoblada de la cabeza, que habitualmente es la frente y la coronilla. En eso consiste el injerto capilar, una técnica laboriosa, aunque sin apenas riesgos, querequiere una gran pericia por parte del cirujano.

Tras la operación, las primeras horas son importantes para que se produzca una buena cicatrización. Aunque conviene en este punto recordar que los resultados aún no son definitivos (ese pelo ha de caer para dar paso a uno nuevo; sin embargo el folículo queda ya implantado para siempre).

La zona se encuentra sensibilizada, y conviene tratarla con mucha delicadeza, especialmente en los primeros momentos tras el injerto de pelo. Los 3 primeros días son cruciales y no se debe lavar la cabeza. Si todo va según lo previsto, al cuarto día el paciente se puede ya lavar el pelo. Habrá de hacerlo con agua templada, jabón neutro y sin apenas frotar el cuero cabelludo.

El pelo aún no se puede secar con una toalla friccionando la cabeza. Y el secado de pelo ha de hacerse al aire libre, nunca con secador en los primeros días.

Comenta la doctora Larrarte que para los pacientes supone un gran alivio poder experimentar que su cabeza está limpia después de la operación. Pero la realidad es que la higiene y la asepsia son totales durante la intervención en el quirófano, y siguiendo las instrucciones de la doctora, esta se mantiene durante esos primeros días después del trasplante capilar.

El lavado de cabeza tras el injerto capilar también ayuda a deshacerse de las pequeñas costras que van cayendo en el proceso lógico tras la intervención.

Una forma de mantener la higiene tras el injerto capilar

Sin embargo, hay algo que sí se puede hacer en los tres primeros días después de la intervención: pulverizar agua con un spray sobre la zona donante, de la que se han extraído las unidades folículares (pelo y folículo), que está situada en la nuca y los laterales de la cabeza. También puede aplicarse suero fisiológico. De esa forma, el paciente puede aliviar el picor que puede causarle la cicatrización y se refresca la zona, sintiendo una mayor sensación de frescor.

Si no sabes si el injerto capilar va a solucionar tu problema, te sugerimos contactar con la doctora Larrarte, que tiene un método de tratamiento propio y tiene una larga experiencia en implantología capilar y cirugía estética.

Artículos relacionados

Escribir un comentario