1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Valorado con 3 voto/s de 4,33 estrellas ( 5 valoración máxima)
Cargando…

Todo sobre postoperatorio otoplastia.

Si has buscado «postoperatorio otoplastia» en Google es que seguramente un hijo o tú estáis pensando en una operación de orejas para corregir su posición, tamaño o asimetría. No temas: la recuperación de la otoplastia es bastante rápida y no presenta complicaciones casi nunca. Se trata de una intervención relativamente sencilla en la que no tiene por qué surgir ningún contratiempo que entorpezca o alargue el proceso de recuperación. Te lo explicamos ahora detalladamente.

Recuperación de la otoplastia: así es una evolución favorable

La otoplastia es una intervención de cirugía estética sencilla que se suele realizar a pacientes jóvenes y con buen estado de salud, lo que contribuye a que todo evolucione sin sobresaltos.

Aunque tu cirujano te explicará qué medidas debes seguir para que el postoperatorio de otoplastia sea rápido  y sin complicaciones, queremos adelantarte las más habituales:

  • Eliminación de la anestesia. Lo normal es que para la intervención se use anestesia local con algún tipo de sedación. En pacientes de corta edad (niños), a menudo se emplea anestesia general para que estén más tranquilos. Hay que esperar unas horas para que los efectos de la anestesia vayan desapareciendo, porque puede aparecer dolor de cabeza, malestar moderado, sensación de desubicación, etc.
  • Vendaje. Después de la intervención se colocan unas vendas compresivas que protegen las heridas, y que a la vez sujetan las orejas en su nueva posición. Se deben llevar puestas 3 o 4 días, siguiendo las indicaciones del cirujano. Cuando el hematoma de la operación ha desaparecido, se retiran los vendajes.

Cuidado de las heridas y cicatrices

La otoplastia no suele dejar grandes cicatrices, pero sí se realizan pequeños cortes en la parte posterior de las orejas que hay que cuidar. Como hemos visto, tras la intervención se colocan unas vendas que protegen las heridas y amparan las orejas en su nueva posición. Cuando el cirujano retira el vendaje, comienza el cuidado de las heridas.

Postoperatorio otoplastia: al principio se recomienda lavar con Betadine y cubrir con una gasa; después suele ser suficiente con lavar con agua y jabón neutro y secar con cuidado. Cuando la cicatriz esté curada, se puede aplicar una pomada con blastoestimulina o rosa mosqueta para favorecer la cicatrización.

Recomendaciones médicas para postoperatorio otoplastia

Postoperatorio otoplastia: muy llevadero en niños que se operan las orejas de soplillo.

  • Mantener una higiene correcta
    Cuando el cirujano lo indique, se comienzan a lavar  las cicatrices con agua y jabón neutro, poniendo el máximo cuidado en no presionar la zona ni dañar los puntos. También es recomendable vigilar el aspecto y color de la cicatriz de acuerdo con las indicaciones del médico, para que no se produzca ninguna infección.
  • No tomar medicamentos, tabaco y alcohol
     Durante las semanas posteriores a la intervención es importante no tomar medicamentos, alcohol ni tabaco. Influyen de manera negativa en la cicatrización y recuperación en el postoperatorio de otoplastia.
  • Dormir boca arriba y con la cabeza elevada
    Aunque puede resultar incómodo, hay que dormir con la cabeza elevada por unas almohadas y boca arriba, teniendo cuidado de no apoyarse en la zona operada. A veces se recomienda dormir con una especie de banda de tenista ancha, una vez eliminados los vendajes, pero sólo por un tiempo limitado.
  • Reducir la actividad física eventuamente
    Hay que tener cuidado con los movimientos y ejercicios que se realizan porque pueden abrir las cicatrices y hacer que la posición de la orejas varíe. El médico le indicará qué deporte no puede realizar (por ejemplo, deportes de contacto como karate y judo) y durante cuánto tiempo.

El tiempo máximo de recuperación de una otoplastia está en torno a los 7 días… En una semana puedes hacer vida normal.

Y un último consejo desde nuestra experiencia: las operaciones de cirugía estética pueden crear falsas expectativas en los pacientes. Por mucho que se les explique en consulta, a veces estas expectativas se alejan de la realidad. Si finalmente la intervención no colma lo que esperaban de ella, ciertas personas se pueden desanimar. No dejes que eso te pase a ti o a tu pequeño: la otoplastia va a mejorar, sin duda, un problema estético muy visible (quizá unas orejas de soplillo).

Recuerda que en una otoplastia se trata más de corregir que de perfeccionar.

Si finalmente te decides, te deseamos un buen postoperatorio de otoplastia. Y si aún estás buscando un cirujano estético que resuelva tus dudas y, en su caso, intervenirte a ti o a tu pequeño, no dudes en contactar con nuestra clínica de cirugía estética en Madrid.

Artículos relacionados

Escribir un comentario